Vanilla planifolia tiene el objetivo de publicar —publicare, revelar, hacer público lo privado— y diseminar textos de orígenes lejanos a nuestro ámbito cultural, es decir traducir obras a nuestro idioma, particularmente de narrativa y ensayo, que por circunstancias culturales, políticas, lingüísticas o por situaciones inconmensurables o accidentadas han sido hasta ahora de difícil acceso para el público de habla hispana.

Vanilla planifolia es el nombre científico de la única especie de orquídea utilizada con fines no meramente ornamentales. De hábito trepador y de crecimiento rastrero, esta orquídea es originaria de México. Aunque su flor no es negra, a diferencia de su preciada vaina, de la cual se extrae el fruto, los totonacas la nombraron xanath —flor escondida— y los mexicas tlilxóchitl —flor negra— y la utilizaban como estimulante, así como para condimentar el xocolatl —agua o bebida de cacao.

En latín, la etimología de la palabra vanilla remite a vaina o, lo que es lo mismo en dicho idioma, a pequeña vagina, y planifolia significa hoja plana o folio sin volumen, por lo cual esta relación formal y lingüística con la creación y la escritura nos hace pensar que la editorial, al igual que esta orquídea, es una incubadora de hojas planas, es decir de libros.